Loading...
Inicio 2018-10-30T12:36:35+00:00

1. Empezar la casa por el tejado

Tenéis que entender lo importante que es el nombre de un dominio en una empresa, ya que todo va a girar alrededor de él, prácticamente. En este caso, no os pongáis las manos a la obra con el diseño de la web, el branding de la empresa o cualquier otro elemento visual antes de elegir un dominio.

Lo primero que tenéis que hacer es buscar un nombre, buscar su disponibilidad como dominio, comprarlo y registrarlo. Después de hacer esto, os podéis poner a hacer lo que queráis con la empresa.

Tambien es muy importante después de realizar todos los procesos de compra y de registrarlo revisar las dos opciones que vas a vender en online y si tienes tu tienda física obtener el TPV para que tenga mejores beneficios a la hora de vender tus productos

2. No prestar atención a la extensión

Dependiendo del tipo de dominio que escojamos, nuestra web tendrá una consideración u otra totalmente distinta. Definid bien qué es lo que vais a ofrecer como página web y escoger un dominio acorde a la actividad que ofrezcáis. De lo contrario, no va a haber coherencia entre vuestra actividad y el tipo de dominio.

Por ejemplo, si vendemos zapatos, tendremos que escoger una extensión .com o .es si vamos a vender de forma internacional o de forma nacional. Si escogéis una extensión .info o .edu, nadie va a entrar en vuestra página, o casi nadie.

3. Fonética

Todo dominio tiene que ser fácilmente pronunciable para que el consumidor o usuario sepa memorizarlo fácilmente. Si ponemos un nombre que evoque a una pronunciación de otro idioma que no sea el inglés o el español, vamos a tener que darle caña al branding y crear una marca fuerte que contenga un mensaje convincente.

En el caso anterior, el nombre debe tener mucho estilo y contener un mensaje interesante; de lo contrario, sólo os estáis poniendo trabas a vosotros mismos.

4. Nombre parecido a otra marca

Por Dios, no cometáis este error porque va a tirar por tierra todo por lo que habéis luchado para arrancar esta web. No sólo podéis ir a los tribunales o cortes de arbitraje por culpa de tener un nombre que plagie o adquiera un enriquecimiento injusto por la reputación de otra marca, sino que Google os puede penalizar con un posicionamiento nulo.

¡Sed originales! Hay muchísimos nombres que escoger, y si no tienes la ocurrencia de alguno, puedes utilizar generadores de dominios mediante 2 ó 3 palabras claves y generar muchísimos dominios.

5. Utilizar símbolos

No tiene porqué ser así, pero en la práctica ocurre mucho. Es el caso de utilizar guiones o barras bajas en el dominio, complicando mucho al usuario a la hora de escribir la página web. Es posible que el usuario se acuerde del nombre, pero no sepa buscarlo correctamente por la presencia de símbolos como estos: _, -.

Por ejemplo, si nuestra web se llama dominiosgratis.com, es algo fácil de encontrar y de buscar. Por el contrario, si nuestra web se llama dominios_gratis o dominios-gratis, es posible que no demos con ella por no escribirla correctamente.

6. Dominio extenso

Es el típico caso de un dominio demasiado largo que complica mucho la asimilación de éste por parte de un usuario. No compliquéis la vida de la gente poniendo dominios demasiado extensos porque ambas partes salís perjudicadas: vosotros, recibiendo menos visitas; los usuarios, por no acordarse de cómo se llamaba determinada web.

Últimas Noticias

VER TODAS LAS NOTICIAS

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

CONTÁCTANOS